Loading...

sábado, 16 de mayo de 2015

PEDIMENTO DE LLUVIAS: Un ritual de Indígenas y Negros en José Ma. Morelos, Huaz., Oaxaca.




 José Ma. Morelos, Huaz., Oaxaca
13 de Mayo del 2015.

Texto tomado del Libro: Costumbres y Tradiciones de los Pueblos Negros de la Costa Chica de Oaxaca. Conaculta/Seculta/ Israel Reyes Larrea. 2005


El hombre desde tiempos inmemoriables ha tratado de encontrar una explicación a los diferentes fenómenos naturales. En códices, monolitos y murales, podemos encontrar pruebas de que en la cultura de nuestros antepasados ya se asociaban fenómenos naturales con algo  mágico, místico, asignando así a cada acción inexplicable con un Dios.



Hoy a miles de años y producto del sincretismo cultural entre indígenas y negros, esa conjugación se sigue dando y ejemplo claro de ello, es la costumbre ya vuelta tradición en José Ma. Morelos, con respecto a las lluvias, celebrando todo un ritual que ellos llaman: LA TRAIDA DE LAS AGUAS. Esta actividad la llevan a cabo en un lugar conocido como Cerro Grande.

El hecho de que las lluvias se retarden no es asociada de ninguna manera a algo físico, sino a algo sobrenatural. Este hecho les impide pensar que no llueve debido quizás a una tala inmoderada que con o sin el consentimiento de las autoridades se viene dando en la zona o probablemente a cambios bruscos del clima. La religiosidad es tal, que sobreponen a cualquier teoría lógica que les pueda dar una explicación científica del porqué de la escasez de lluvia a una explicación divina, mágica.

Es por ello que, sin importar qué puedan sentir al ir caminando horas y horas para llegar a la meta donde se realizará el rito. Su fervor y su fe religiosa les delimitan una sola idea, el hacer llegar sus ruegos a Dios, de lo importante que es para sus tierras las lluvias y piden ahí, en plena cima del cerro a través de oraciones, rezos y cantos que las aguas pronto aparezcan.

El ritual de las traídas de las aguas es efectuado por dos etnias totalmente diferentes, la indígena y la negra, siendo la religión el lazo de unión.

Hasta hace unos años, la imagen que se llevaba era la del Divino Rostro, sin embargo, cuentan algunos, que dicho santo en algunas ocasiones, no permitía el avance y se hacía pesado a tal grado que no podían cargarla, ahora la imagen que se lleva es la Virgen de la Aasunción, patrona de Santa María Huazolotitlan. Esta imagen sale de Huazolotitlán , que es cargada por personas que se van rotando durante todo el trayecto hasta llegar a Morelos recorriendo aproximadamente 15 km., con anterioridad se comunica al comité de la iglesia para que al momento del arribo tengan ya todo preparado y para tal efecto, estos van de casa en casa recolectando alguna ayuda económica y víveres para quienes traen el santo. 

Ya en la comunidad la imagen es velada toda la noche para que al día siguiente a las 4 de la mañana partir a Cerro Grande, las personas al toque de la campana se unen a la comitiva, para salir de inmediato, durante el trayecto se va escuchando el sonido del tambor y de la flauta de carrizo, instrumentos que son interpretados por indígenas.

La salida siempre serà un día miércoles antes de la fiesta de San Isidro Labrador. Hoy dicen quiednes han particjipado de este ritual, que ya no se hace como antes, en tiempos viejos dicen, niños, hombres, mujetres y hasta anciones en completa devoción hacían el sacrifio y acudían a Cerro Grande a pedir las aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario