Loading...

lunes, 8 de febrero de 2010

Carta en Repudio al Racismo y la Xenofobia

Sr. Diputado Federal Ariel Gómez León.

Miembro distinguido de la bancada de los diputados del Partido de la Revolución Democrática.
Presente.

Las Asociaciones Civiles no gubernamentales: México Negro A.C., África A. C. Púrpura A.C., El Programa Universitario México Nación Multicultural (UNAM-Oaxaca), Enlace de Pueblos y Organizaciones Costeñas Autónomas A.C. y Colectivo Pinotepa para la Defensa de los Derechos de los pueblos Indígenas y Negros de Oaxaca ; en representación del pueblo negro de México le hacemos llegar nuestra inconformidad y repudiamos las expresiones racistas por usted emitida públicamente ante la desgracia del pueblo negro de Haití: "Como todos son negros y se parecen tanto, había que marcarlos con una tinta indeleble para que no se les repita la ayuda; la tinta tiene que ser blanca porque la que usa el Instituto Federal Electoral (IFE) no se les notaría por ser tan negros". Por esta expresión de mal gusto le comunicamos lo siguiente:

Sr. Diputado Ariel Gómez L.: Hemos buscado los medios para hacer llegar nuestro disgusto por las expresiones racistas y xenofóbicas. En nombre del pueblo negro de México, manifestamos un profundo enojo por la supuesta broma racista de un funcionario público que como muchos, no conocen la historia nacional del País. Lo invitamos a leer sobre la historia de México a partir de 1609 hasta nuestros días. México no sólo es indígena, ni únicamente un mestizaje de criollos, también hay un pueblo negro que está exigiendo el reconocimiento constitucional de sus derechos, debe saber que, por las arterias de la historia mexicana corrió y corre hasta nuestros días sangre africana: Mandinga, Congo, Wolof, Bambara, Bantú, Sierra Leona, Cabo Verde, Mozambique, Etiopía…

Para su conocimiento, Sr. Diputado. En un primer momento queremos ubicarlo en la teoría de Iván Van Sertima, la cual dice que antes que Colón llegara a América, ya habían llegado africanos a comerciar con los naturales de estas tierras. Las fuentes que mantienen esta teoría son las cabezas Olmecas de la Venta y Tres Zapotes. Sertima dice que hay que observar las cabezas, la nariz y los labios principalmente para darnos cuenta que son rasgos africanos. Sertima dice que, cuando Cortés informaba a Carlos V sobre detalles referidos a las artesanías, había objetos y telas muy parecidos a las de los africanos.

En un segundo momento detallamos lo siguiente. Desde 1519 se sabe que Hernán Cortés traía 300 negros ladinos (llamados así, porque ya habían pasado todo un proceso de aculturación). A su llegada, los negros comenzaron a aportar con su trabajo a la historia mexicana; se habla en ella que el primero en sembrar trigo en la Nueva España, hoy México, fue uno de estos negros ladinos con nombre castellano, Juan Garrido y que según las fuentes, éste aparece al lado de Cortés en los códices. A partir de esta fecha los negros que llegaron a esta parte de América (México), entregaron su vida al desarrollo de la misma en distintas empresas productivas: la minera, la agroganadera, la agrícola, en donde se consumió gran parte de la mano de obra negra, la azucarera, entre otras y en las que varios negros pasaron de esclavos a capataces de los indígenas.

En 1609 tenemos la primera insurrección en Veracruz por esclavos negros encabezada por el rey Yanga, insurrección que luchaba por la libertad. Tales insurrectos fueron vencidos vía diplomática porque nunca pudieron con ellos en batallas, diplomacia que los españoles no cumplieron en la que prometían dar tierra y libertad. A nuestro Juicio Yanga es el padre de la independencia, pues, si buscamos la génesis de los primeros movimientos armados en busca de libertad, están aquí en 1609, no en 1810 con el p. don Miguel Hidalgo. (sobre la participación de los negros en el proceso de la independencia da algunos detalles un historiado del tiempo de la misma, don Lucas Alamán, habrá que leerlo, por lo menos por cultura)

Ya en plena euforia de independencia aparecen otros negros héroes y caudillos: don José María Morelos y Pavón y don Vicente Guerrero Saldaña; a los cuales la historia mexicana no los ha querido reconocer como negros. Al primero se le ha puesto un pañuelo en la cabeza para no evidenciar su pelo afro, pero su fisonomía lo delata; al segundo, por sus venas corrió sangre africana al cual lo delata su pelo afro. Cabe resaltar un episodio de la historia mexicana tan bello para el pueblo negro de México, en el que don Vicente Guerrero junto a don Agustín de Iturbide consumó la independencia nacional y de toda América el 27 de septiembre de 1821. ¡Qué gran batalla dio el negro Vicente con su batallón de negros polkos para darnos eso que cada año celebramos el 15 de septiembre, que llamamos independencia!

Y en otra parte de la historia, conocida como "la Segunda República Federal y la Revolución de Ayutla" aparece otro negro, don Juan Álvarez que tomó posición de la presidencia del país en Cuernavaca, formando su gabinete con algunos liberales avanzados: don Melchor Ocampo en relaciones exteriores, don Benito Juárez García en justicia, don Guillermo Prieto en Hacienda, y un ministro moderado como lo fue don Ignacio Comonfort en Guerra.

La mayoría de los mexicanos se quedó perpleja cuando el negro Barac Obama resultó electo presidente de los Estados Unidos de Norte América. No sólo México, sino el mundo. ¿Qué se decía de Barac Obama? –Que era el primer presidente negro de USA y en realidad lo es, pero de ello queremos resaltar la impresión emocional que causó en México. En todos los rincones del país se hablaba de un presidente negro y un golpe en el bajo vientre al racismo y a la xenofobia.

A México se le ha olvidado que ya tuvo presidentes negros: Vicente Guerrero en 1829 y en 1855 Juan Álvarez, quien no pudo ser vencido por don Antonio López de Santa Anna, el cual llamó a Álvarez con el mote de “La Pantera del sur” por negro. ¡Qué curiosidades tiene la historia mexicana! verdad señor diputado Ariel, debe de conocerla bien por lo menos para demostrar cultura y dignidad de un funcionario público en su categoría de Diputado Federal. Sólo hemos detallado lo acontecido en la historia mexicana con respecto a los negros caudillos, pero no hemos mencionado a los miles de negros que participaron en el desarrollo de lo que es ahora es el México en que usted y nosotros habitamos.

Sr. Diputado Ariel Gómez L. su broma racista no es bien recibida por el pueblo negro de México que actualmente habitamos en los estados de Guerrero, Oaxaca y Veracruz. Lo más triste y lamentable es que no ha querido disculparse públicamente. Ud. dice que ya se disculpó con la embajada de Haití, pero su racismo fue público por lo cual el pueblo negro de México le pide que sus disculpas sean públicas.
Su acción racista y xenofóbica prueba lo que los negros mexicanos hemos sufrido a lo largo de la historia nacional, un México racista que no ha querido ver a este pueblo negro como un pueblo más en su vasta diversidad cultural. Para su conocimiento los negros mexicanos no paramos en trabajar para lograr el reconocimiento constitucional del pueblo negro, como un pueblo más en este México pluriétnico y multicultural.

Seguimos buscando un espacio en el mapa cultural, remando contra corriente en este mar de racismo como lo es su broma racista y xenofóbica de mal gusto para el pueblo negro de México.

Sí, seguimos remando contra corriente de un racismo mexicano que muchas veces promueven (como es el caso suyo en este momento) servidores públicos. Veamos un caso: cuando las estampillas de “Memin Pingüin o Pinguin, se emitieron como un homenaje a la caricatura de México y éstas cruzaron las fronteras a Estados Unidos de Norte América, ¡Vaya qué discordia se desató! Entre los gobiernos de W. Bush y el de V. Fox. Los norteamericanos tomaron ese acto (el de las estampillas) como una ofensa, como un racismo, como un acto xenofóbico por parte de México hacia la gente de color. Ese acto pues, disgustó mucho a los políticos norteamericanos, tanto así que el reverendo Jesse Jackson activista de los derechos civiles y digno sucesor de Martin Luther King Jr. lo calificó de un insulto al pueblo negro de EE. UU. Por la parte de México, el Secretario de Relaciones Exteriores del periodo de V. Fox, el Sr. Luis Ernesto Derbez Bautista queriendo suavizar esta acción racista dijo que, Memin Pingüin es parte de la literatura mexicana. ¡Qué bajo puso a la literatura mexicana sólo por no aceptar que México también promueve el racismo! Le recordamos un caso más. El mismo V. Fox, mayo del 2005, siendo presidente de México, promovió el racismo y la xenofobia diciendo que “los migrantes mexicanos hacen trabajos que ni los negros quieren hacer”. Y otra vez, para suavizar el racismo, en este caso salió a la defensa de la expresión racista de V. Fox su vocero presidencial, el Sr. Rubén Aguilar diciendo que al presidente se le había mal entendido. Parece que los mexicanos nunca tomaremos conciencia que también somos eso, un país racista. Y ahora, el pueblo negro de México vuelve a decepcionarse con políticos que promueven el racismo, en este caso con usted Sr. Ariel Gómez L.

Usted, tratando de justificarse dice que su padre es moreno, sepa que el término moreno es un eufemismo para esconder la verdad. Es decir, moreno se utiliza para no decir negro. Pero si acepta que su padre es moreno, debe de saber que en tiempos de la colonia existían muchos y distintos grupos raciales, al memos 15, a los cuales se les denominaban Castas, por ejemplo: Español con india, mestizo; Mestiza con español, castizo; Castizo con española, español; Español con negra, mulato; Mulata con español, morisco; Morisco con española, chino; Chino con india, salta atrás; Salta atrás con mulata, lobo; Lobo con china, jíbaro; Jíbaro con mulata, albarazado; Cambujo con india, zambaigo; Zambaigo con loba, calpa mulato; Calpa mulato con cambuja, tente en el aire; Tente en el aire con mulata, no te entiendo; No te entiendo con india, torna atrás.

Por el comentario que hace de su padre, usted cuál de estos nombres de castas se pone, es usted morisco, mulato, lobo, jibaro, albarazado, salta atrás, tente en el aire o no te entiendo. Porque el pueblo negro no entiende su expresión bromista de mal gusto.

Sr. Diputado debe reconocer que es usted racista y que con ese tipo de acciones no es digno de representar a un partido que siempre lucha por los indefensos, los débiles, los más vulnerables del país. A nuestro juicio debe de cambiar su actitud racista y xenofóbica por actitudes más bien xonofílicas para que así, juntos edifiquemos un México incluyente en su diversidad cultural.

El pueblo negro de México seguirá esperando sus disculpas públicas, porque pública fue la ofensa. Deseamos que el buen Dios de la paz le bendiga en su trabajo político con frutos abundantes de parabienes en el pueblo de México.

Damos la bienvenida a todas las personas Jurídica y Morales que deseen unirse a esta protesta de repudio al racismo y la xenofobia que sufre el pueblo negro de Haití, aunado a su desastre natural y que el pueblo negro de México se avergüenza de esta expresión racista del diputado federal Ariel Gómez León. Les pedimos mandar su adhesión de repudio a estas direcciones.

Yangaa@gmail.com; afromex23@hotmail.com; fizga@hotmail.com; colectivo_africa@hotmail.com;

ATENTAMENTE:

A nombre del pueblo negro de México:

RED DE ORGANIZACIONES DEL PUEBLO NEGRO DE MEXICO

México Negro A.C., África A.C. Púrpura A.C. y PUMC-UNAM-OAXACA

Enlace de Pueblos y Organizaciones Costeñas Autónomas A.C., Colectivo Pinotepa para la Defensa de los Derechos de los pueblos Indígenas y Negros de Oaxaca

5 comentarios:

  1. El pueblo afrodescendiente vive en cada uno de los mexicanos. Las perspectivas "fenotipicas" deben hacerse a un lado por anacronicas. El respeto a los ancestros de las naciones originarias y las africanas debe informar cada palabra dicha o escrita en nombre de mexico y los mexicanos. Salud y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. me adhiero pa firmar la carta. Itza Varela, por cierto si quieren mandarla a La Jornada me avisas pa que veámos cómo. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Amo el canto el canto del zenzontle,
    pajaro de cuatro cientas voces.
    Amo el color del jade
    y el enervante perfiume de las flores,
    pero más amo a mi hermano: el HOMBRE.
    NEZAHUALCOYOTL

    Yo no quiero a mi raza por ser grande ni genial, la quiero por ser mia.

    Rolando Nestor Garcia Marin.

    He aqui el poema para el diputado racista y una frase de mi amigo Rulow.

    De Lorenzo Alavez

    ResponderEliminar
  4. primero que nada, gracias por invitarme a ver este blog,y en segunda como ya lo senalaron en el articulo esos comentarios solo demuestran su ignorancia de la mayoria de las personas que representan al pueblo democratico
    personas educadas para establecer e interpretar leyes pero sin conciencia social.

    "las personas que desean hacerbos dano, trabajan bajo el cobijo de la ley" "morrissey".

    ResponderEliminar
  5. ¡Agradecida estoy por este artículo en el que resaltan la participación de la raza negra -odio los eufemismos que pretenden minimizar el espíritu racista de mucha gente- en tantos aconteceres importantes de nuestra Nación. Es para mí un orgullo comprobar que cuando de niña de primaria observaba la imagen de Don José María Morelos y Pavón, notaba que sus rasgos no eran indígenas ni españolas, eso no me era muy importante solo lo notaba porque desde entonces admiraba fervientemente su figura heroica. Años más tarde, en preparatoria, descubrí que él había escrito "Los Sentimientos de la Nación" y más creció mi admiración por su pensamiento tan claro y adelantado a su época. He descubierto que Alejandro Dumas era negro y siendo uno de mis escritores favoritos, en nada demerita su pensamiento y obra literaria. Así pues solo las personas sin un ápice de entendimiento pueden pensar en racismos y sus consecuencias y no vale la pena detener ni un pensamiento en ellos. Saludos

    ResponderEliminar