Loading...

miércoles, 13 de octubre de 2010

AMÉRICA CENTRAL: Población negra reconocida, pero ignorada


Guapa negrita Pozaverdeña


Por José Adán Silva
MANAGUA, 7 oct (IPS) - A pesar del progresivo reconocimiento de
sus derechos, las poblaciones afrodescendientes de México y
América Central son las más pobres e ignoradas de América Latina
,
según diversos investigadores en la materia.

"Los pueblos afrodescendientes de Centroamérica y México figuran
entre los más vulnerables, excluidos y pobres del continente",
señaló a IPS Alta Hooker, rectora de la Universidad de las
Regiones Autónomas de la Costa Caribe de Nicaragua (Uraccan).

"Desde la primera conferencia sobre el racismo realizada en (la
ciudad sudafricana de) Durban en 2001, nuestros pueblos han
avanzado en materia de reconocimiento a sus derechos, pero no en
el cumplimiento de sus necesidades socio-económicas", explicó la
académica.

Panamá, México, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Guatemala, El
Salvador y Belice han asumido acuerdos internacionales para
proteger e igualar las condiciones de vida de los
afrodescendientes frente al resto de la población, pero en la
práctica esos derechos "son ignorados", sostuvo.

Pese a que se han registrado avances legales e institucionales
respecto del reconocimiento de la identidad étnica, cultural y
social de estas poblaciones en los últimos 20 años, en
comparación a otras zonas de América Latina, las condiciones
económicas y de pobreza son peores en esta región, indicó.

Hooker es una de las autoras del estudio "Derechos de la
población afrodescendiente de América Latina: desafíos para su
implementación", presentado el miércoles en un taller dedicado a
este tema en Managua.

La actividad fue promovida por el Programa de las Naciones
Unidas para el Desarrollo (PNUD), a través de su proyecto
regional "Población afrodescendiente de América Latina".

"Hay todo un marco jurídico, con unos países respetándolo más,
otros menos. Existe ese entarimado de derechos, lo que no existe
es voluntad de cumplimiento", enfatizó Hooker.

"Habemos más de 159 millones de personas (afrodescendientes) en
esta zona, pero a la fecha, nueve años después de Durban,
todavía nos dicen cuántos somos, dónde estamos y qué hacemos.
Solo nosotros mismos conocemos nuestras realidades", cuestionó.

La visión de Hooker fue compartida por Dorotea Wilson,
coordinadora general de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas,
Afrocaribeñas y la Diáspora, una organización con presencia en 24
países de la región, cuya sede central se ubica en Nicaragua.

Para Wilson, las desigualdades siguen siendo abismales y más
profundas cuando se trata de las mujeres negras.

"Después de Durban, poco o nada ha cambiado para la población
femenina afrodescendiente de la región. El 80 por ciento de los
más de 150 millones de afrodescendientes de la región sigue
viviendo en estado de pobreza y sin oportunidades de superación
por motivos étnico-raciales", denunció a IPS.

Del total de población negra estimada por su organización, 75
millones serían mujeres, las cuales "continúan sometidas a
desplazamientos forzados, emigraciones ilegales, criminalización
de jóvenes y genocidio encubierto bajo acusaciones de
delincuencia", acusó.

De la misma manera se expresó Sidney Francis Martin, presidente
de la Organización Negra Centroamericana (Oneca), con sede en
Honduras.

"Llevamos 20 años firmando acuerdos, tratados, pactos
internacionales de derechos humanos, pero, a cambio, nuestra
gente sigue siendo cada día más pobre", dijo a IPS.

"Nos reconocen como negros, nos aprueban leyes y nos respetan
nuestra identidad, pero nos siguen negando el derecho a trabajos
dignos, a mejores escuelas y a los espacios de poder político.
Seguimos invisibles en esos aspectos", planteó.

Para Ricardo Changala, asistente especial de Derechos Humanos
de la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la
Organización de las Naciones Unidas (ONU), las condiciones de
desigualdad y pobreza que sufren las poblaciones negras "a nivel
general, son casi las mismas en todo el continente".

"Todos los países en alguna manera han presentado avances, pero
la brecha sigue siendo grande", indicó a IPS.

Según el funcionario de la ONU, se han registrado cambios
positivos en la construcción de los tejidos legales que
respaldan los derechos de las poblaciones afrodescendientes, pero
faltan desafíos por superar.

"Es un problema de más de 400 años y apenas en los últimos 20 ó
30 se ha empezado a solucionar, pero soy positivo y creo que
esas barreras irán superándose en la medida de que la población
reclame sus derechos y se haga sentir. El silencio se ha roto y
ese, en sí, es un gran paso", observó.

Según el estudio presentado en Managua, la desigualdad social,
la pobreza y la exclusión social figuran entre los principales
problemas para las poblaciones afrodescendientes de América
Central y México.

De acuerdo a cifras oficiales citadas en el estudio, la pobreza
afecta a 46 por ciento de la población centroamericana en
general, unos 20 millones de personas, de las cuales una de cada
cinco vive en situación de extrema pobreza.

Silvia B. García Savino, coordinadora del proyecto regional del
PNUD, dijo que el estudio se hizo para medir las brechas que
existen entre los pactos y los convenios internacionales que
tienen como ámbito de acción temas relacionados con la defensa y
la promoción de los derechos de la población afrodescendiente.

"A través se ello se buscó, además, analizar su cumplimiento
real y efectivo en los países firmantes", dijo García a IPS.

El objetivo fue "identificar los distintos grados de
visibilización de la población afrodescendiente en los países
objeto del estudio, la diversidad y los déficit de las acciones
afirmativas, y los distintos grados de avance de las
legislaciones nacionales, para enfocar la toma de decisiones a la
superación de esas barreras", concluyó. (FIN/2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario