Loading...

viernes, 29 de octubre de 2010

CELEBRACION DEL DIA DE MUERTOS EN LOS PUEBLOS NEGROS DE LA COSTA CHICA OAXAQUEÑA.


José Ma. Morelos, Huazolotitlán, Oaxaca
29 de octubre del 2010

Oaxaca, a diferencia de otros estados de la República Mexicana, tiene en la Costa Chica, un importante asentamiento de población negra, población de la cual muchos desconocen su existencia, pero que tienen costumbres y tradiciones que les dan sentido de pertenencia como grupo étnico.


La fiesta de muertos es una de esas tradiciones que tienen mayor arraigo y vigor entre el pueblo negro, cierto es que esta fiesta se celebra en todo México, pero en la costa chica y en especial en las comunidades negras se percibe el misticismo y religiosidad, así como la alegría en sus danzas.

Desde antes del 31 de octubre, la gente va al monte a buscar los bejucos y varas para armar su altar, prepara las conservas que serán dispuestas en ella. El altar es adornado con flores de itacuan (flor amarilla en mixteco), borlas y otras flores.

Sobre la mesa, los muertos se llevarán los olores de ricos manjares, bebidas, comidas, conservas y frutas. A los muertos pequeños se les pone: Pan chico de muertos, dulces de ciruela, mango, papaya y calabaza, agua, atole y refresco. A los muertos grandes de les pone: Pan de muerto grande (dependiendo de la jerarquía de los difuntos en casa, es el tamaño del pan) tabaco y cigarros, aguardiente, frutas, atole, tamales, mole, chocolate.

Se acostumbre poner la indumentaria a la que estaba acostumbrada a usar, con la finalidad de identificar a cada difunto. Así en común ver en los altares sombrero, huaraches, camisas, yanotuca (morral), machete, jorongo.

Se dispone en el centro del altar fotografías de los muertos, así como imágenes religiosas, las velas se colocan en un tallo de mata de plátano, al cual se hacen hoyos para parar las velas, las veladores se ponen sobre el altar. Las velitas pequeñas son para los muertitos. Se riega flor de itacuan despicada desde fuera de la casa hasta el lugar del altar para que los muertos sepan llegar

El último día por la noche, la gente acostumbra poner velas en todo el camino para que cuando se vayan los muertos lleven sus luces. La ofrenda se reparte al grito de ¡ofrenda! ¡ofrenda! Que parvadas de niños recorren las casas de una en una por la noche, mientras de uno de ellos, se va a tocar las campanas, por eso dicen, ¡ofrenda para el campanero!. El día 3 por la tarde, todos llevan las flores usadas en el altar al camposanto.

Entre los pueblos negros de la costa chica de Oaxaca, la Danza de los Diablos es recurrente, con sus instrumentos muy tradicionales: La arcuza, la charrasca y la armónica. Los personajes que intervienen en la danza son: El Pancho y la Minga. Los diablos empiezan bailando en la Iglesia, recorren las calles del pueblo todo el día, los caseros les dan dinero, bebidas y ofrendas, ya por la noche terminan danzando en el camposanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario