Loading...

viernes, 17 de mayo de 2013

EL CONFECCIONISTA



HISTORIAS DE CHOPITO



El Confeccionista

Había una vez un excelente sastre, El Tío Teo, al que le solicitaron la elaboración de una camisa, el cliente pidió a Teo como quería su camisa: Con aplicaciones de telar a nivel del pectoral, con botones de jícara labrada, abertura al costado de 4 cm, con una bosa al lado derecho y una bolsita para lapicero al lado izquierdo.

Un poco antes del tiempo acordado y por insistencia de su señora, quien tenía en puerta un compromiso y quería no lucir al marido, sino la camisa ( ella quería ser así, el centro de atracción), convenció a su marido para que fuera por la camisa.
El cliente fue por su encargo. Teo estaba enfiestado pero amablemente Teo lo recibió, le da el abrazo (no precisamente como el de Acatempan) y le ofrece la camisa
-Mire Hermano, justo, justo, le tengo su camisa

El cliente toma la camisa y bastó sólo una mirada, y le dice al sastre, entregando nuevamente la prenda, que esa no era la camisa que él había pedido.

-Efectivamente-responde Teo- esa no es, pero la semana pasada vino su esposa a pedirme que le urgía que yo terminara el trabajo y pues la verdad, se me hizo más fácil hacerle otra camisa.
-Pues no señor-, usted no va a endilgarme una camisa que no pedí, que no tiene las aplicaciones que solicité y que además está hecha con tela muy sencilla.

-Pero mire Patrón- exclama Teo, tómela, esta ya está hecha y bueno, no le queda tan bien, pero eso ni lo notarán, es camisa al fin.

No- con firmeza responde el cliente- quédese con su camisa. Tómese su tiempo, me espero a que me entregue la prenda tal como la pedí. podrá tardar un poco más, pero se que cuando me la ponga, me entallará perfectamente.

Contrariada la esposa, pensó entonces que sus planes.....................
__________________
Israel Reyes Larrea
José María Morelos, Huaz., Oax.
29 de abril del 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario